web analytics

¿Tu sabes que es la Ovodonación?

- en Uncategorized

El reloj biológico es un tema muy importante para las mujeres sobre todo en el tema de la fertilidad, ya que cada vez más mujeres trabajan y se ven inmersas en responsabilidades profesionales que van aplazando la maternidad.

 

Estudio han demostrado que a partir de los 35 años su reserva ovárica empieza a disminuir progresivamente cada vez más, hasta convertirse en un serio problema de infertilidad. Afortunadamente, en esos casos la ovodonaciónparece ser una gran alternativa a la hora de retomar el camino para poder tener un hijo.

 

¿De qué se trata?

 

La ovodonación es una técnica de fertilización asistida de alta complejidad muy usada en el último tiempo y logrando resultados exitosos en alrededor del 55% de los casos. Está indicada para mujeres que no pueden ser madres por causas como no disponer de óvulos propios por falla ovárica prematura, tratamientos de quimioterapia, enfermedades hereditarias transmisibles, entre otros. Se necesita una donante de óvulos hacia la receptora para que esta pueda lograr un embarazo.

 

La  donante debe ser una mujer joven y sana, cuya edad estará entre los 21 y los 30 años. Para saber si es apta para donar debe pasar algunas pruebas de laboratorio y se le realiza análisis de sangre para estudios de tipo cromosómico (cariotipo) y de diagnóstico para descartar alguna mutación de fibrosis quística. También se le realizan estudios que le revelarán al especialista si la donante padece alguna enfermedad infecto-contagiosa como VIH, hepatitis B, hepatitis c, gonorrea, sífilis y clamidia.

 

Además, se efectúa un test psicológico para conocer la aptitud emocional y deberá recibir cierta medicación capaz de provocar que sus ovarios desarrollen una mayor cantidad de óvulos en un solo ciclo.

 

Una vez que los óvulos de la donante están maduros, son recolectados, evaluados y clasificados por el embriólogo, en el laboratorio de reproducción asistida, para su posterior fertilización y transferencia embrionaria.

 

Por su parte, la receptora debe realizarse un examen pélvico y se analiza el estado de su útero. También se incluye el test de enfermedades infectocontagiosas y el riesgo de enfermedades relacionadas con el embarazo y prueba psicológica a ella y a su pareja.