El trasplante de células madre cambia el escenario del tratamiento de la esclerosis múltiple

- en Uncategorized
El trasplante de células madre puede suponer un hito en el tratamiento de la esclerosis múltiple (EM), una enfermedad neurodegenerativa causada por la destrucción por el sistema inmune del propio paciente de la capa de mielina que protege las neuronas y que padecen cerca de 47.000 españoles –y hasta 2,3 millones de personas en todo el mundo–, muy especialmente las mujeres, y para la que no existe cura. Menos aún en las formas progresivas de la enfermedad, para las que ni siquiera hay tratamientos capaces de frenar su evolución.

Los datos de pequeño estudio realizado en más de 100 pacientes realizado en hospitales de Chicago, Sheffield, Uppsala en Suecia y Sao Paulo en Brasil y presentado en la Reunión Anual de la Sociedad Europea de Trasplante de Hueso y Médula en Lisboa, parecen indicar que en algunos casos –todos los participantes del estudio tenían EM remitente recidivante, donde los ataques o recaídas son seguidos por períodos de remisión-, este tratamiento puede ser la solución.

La terapia consiste en trasplantar células madre sanguíneas obtenidas del propio paciente –o ‘autólogo’– tras haber recibido un tratamiento con quimioterapia para destruir la médula ósea –o ‘mieloablación’– con el objetivo de que las nuevas células madre reconstruyan la médula ósea y el sistema inmune. Transcurrido un año, solo ocurrió una recaída entre el grupo de células madre en comparación con 39 en el grupo de que únicamente mantuvo el tratamiento farmacológico. Y, al cabo de tres años, los trasplantes habían fallado en tres de 52 pacientes (6%), en comparación con 30 de 50 (60%) en el grupo control.

Además, aquellos en el grupo de trasplante experimentaron una reducción en la discapacidad, mientras que los síntomas empeoraron en el grupo que siguió el tratamiento convencional.

La comunidad neurológica ha sido escéptica acerca de este tratamiento, pero estos resultados cambiarán este escenario

El profesor Richard Burt, investigador principal de Northwestern University Chicago (EE.UU.), señaló a BCC Health: «los resultados son increíblemente favorables al trasplante: la comunidad neurológica ha sido escéptica acerca de este tratamiento, pero estos resultados cambiarán este escenario».

El trasplante tiene un coste económico de alrededor de 34.000 euros, casi lo mismo que el precio anual de algunos medicamentos para la EM. Ahora bien, los médicos subrayan que no es adecuado para todos los pacientes con EM y que el proceso puede ser agotador, debido a la quimioterapia y algunas semanas de aislamiento en el hospital.

¿En qué consiste?
Las células madre son parte del sistema normal de reparación del cuerpo que reemplaza las células dañadas o que están muriendo siempre que sea posible. Las células madre no están especializadas porque aún no se han desarrollado para llevar a cabo una función particular. Cada célula madre tiene el potencial de convertirse en uno de varios tipos de células dependiendo de las necesidades del cuerpo en un momento determinado, como convertirse en una célula nerviosa, un glóbulo rojo o una célula de músculo cardíaco. Una vez que han experimentado este cambio, se les conoce como células especializadas y no pueden continuar cambiando nuevamente.

Los investigadores están explorando si es posible que las células madre se conviertan en tipos de células que podrían ralentizar la actividad de la enfermedad MS, reparar daños existentes o reemplazar partes defectuosas del sistema inmunitario o del sistema nervioso. Aunque la terapia con células madre se usa de forma rutinaria para enfermedades como el cáncer de la sangre (leucemia), todavía se considera en gran medida como un tratamiento experimental para la esclerosis múltiple (EM).

El tipo más estudiado de terapia de células madre para la EM es el trasplante autólogo de células madre hematopoyéticas, que utiliza sus propias células madre, que se recolectan y luego se inyectan nuevamente en su cuerpo. Los primeros resultados han sido alentadores y está mejorando la mejor forma de tratar a las personas con células madre.