web analytics

Café, té y nueces para prevenir las arritmias del corazón

- en BLOG
Muchos médicos aconsejan a los pacientes con arritmias auriculares o ventriculares que eviten las bebidas con cafeína, pero según una investigación reciente, publicado en «JACC: Clinical Electrophysiology», el café y el té no solo son seguros sino que también pueden reducir la frecuencia de arritmias. Y lo mismo se puede decir de las nueces, ya que según otro trabajo que se publica en «Heart», comer varias porciones de nueces todas las semanas puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar anomalías del ritmo cardíaco y la fibrilación auricular.

Las arritmias, o ritmos cardíacos anómalos, hacen que el corazón lata demasiado rápido, lento o irregular. Si bien algunas arritmias pueden ser inofensivas o incluso pasar desapercibidas, otras pueden aumentar el riesgo de paro cardíaco repentino. La fibrilación auricular (FA), el trastorno del ritmo cardíaco más común, hace que el corazón lata rápidamente y se salte los latidos, y si no se trata, puede causar accidentes cerebrovasculares.

El café o el té, por tener estimulantes del sistema nervioso central como la cafeína, bloquean los efectos de la adenosina, un químico que puede facilitar la FA. Sin embargo, los investigadores tras múltiples estudios poblacionales para determinar una asociación entre la ingesta de cafeína y sus efectos sobre las arritmias auriculares y ventriculares, llegan a la conclusión que el aumento de cafeína se relaciona con una disminución en la FA. En concreto tras analizar a 228.465 participantes de un metanaálisis han visto una disminución de la frecuencia de la FA de un 6 por ciento en bebedores regulares de café y un análisis adicional de 115,993 pacientes que muestran una reducción del riesgo del 13 por ciento.

Las arritmias, o ritmos cardíacos anómalos, hacen que el corazón lata demasiado rápido, lento o irregular

«Existe una percepción pública, a menudo basada en una experiencia anecdótica, de que la cafeína es un desencadenante agudo común para los problemas del ritmo cardíaco», dijo Peter Kistler, del Alfred Hospital y Baker Heart and Diabetes Institute, y autor principal. «Nuestra extensa revisión de la literatura médica sugiere que este no es el caso».

Los autores verificaron que la cafeína tampoco tiene efecto sobre las arritmias ventriculares. Así, dosis de cafeína de hasta 500 miligramos diarios (seis tazas de café) no aumentaron la gravedad o la tasa de este tipo de arritmias.

Los autores advierte que los pacientes con afecciones cardiacas preexistentes deben evitar las bebidas energéticas. Una bebida energética puede contener entre 160 y 500 miligramos de cafeína concentrada. Tres cuartas partes de los pacientes con enfermedades cardiacas preexistentes que consumieron dos o más bebidas energizantes por día informaron de palpitaciones en 24 horas.

¿Y las nueces?
Según los investigadores comer varias porciones de nueces todas las semanas puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar la irregularidad del ritmo cardíaco, la fibrilación auricular. Además, también puede disminuir el riesgo de desarrollar insuficiencia cardíaca, aunque los hallazgos son menos consistentes.

Los autores advierte que los pacientes con afecciones cardiacas preexistentes deben evitar las bebidas energéticas

Estudios previos han sugerido que comer nueces regularmente se asocia con un menor riesgo de enfermedad cardíaca / accidente cerebrovascular y muerte asociada, pero no está claro a qué aspectos particulares del consumo de nueces de la enfermedad cardiovascular se puede relacionar.

Los investigadores analizaron las respuestas sobre el estilo de vida de más de 61.000 suecos de 45-83 años de edad. Su salud cardiovascular se rastreó durante 17 años (hasta el final de 2014) o hasta la muerte, lo que ocurriera primero.

Las personas que comían nueces tendían a estar mejor educadas y tener estilos de vida más saludables que aquellos que no incluían nueces en su dieta. Era menos probable que fumaran o que tuvieran un historial de presión arterial alta. Y eran más delgados, más activos físicamente, bebían más alcohol y comían más frutas y verduras.

Las personas que comían nueces tendían a estar mejor educadas y tener estilos de vida más saludables que aquellos que no incluían nueces en su dieta

Se trata de un estudio observacional y, como tal, no puede establecer la causalidad. Ademças, los investigadores enfatizan que aquellos que comieron nueces tenían menos factores de riesgo cardiovascular, lo que pudo haber afectado los hallazgos.

Pero la fortaleza del estudio radica en su gran tamaño y la gran cantidad de casos de enfermedades cardiovasculares reportados durante el período de monitorización.

Las nueces son una rica fuente de grasas saludables, minerales y antioxidantes, lo que puede ayudar a la salud cardiovascular.