web analytics

El estado civil y socioeconómico son factores de riesgo de un nuevo ataque cardíaco

- en BLOG
Las personas que han sufrido un ataque cardíaco y están divorciados tienen un mayor riesgo de un segundo ataque, según un estudio del Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia), publicado en el European Journal of Preventive Cardiology. El mismo riesgo corren aquellos que tienen un bajo nivel socioeconómico.

Los investigadores suecos analizaron a 29.226 supervivientes de un primer infarto del registro SWEDEHEART. El estado socioeconómico se evaluó por los ingresos y el nivel de educación. El estado civil (casado, soltero, divorciado, viudo) también se registró en el estudio.

Los pacientes fueron seguidos durante un promedio de cuatro años para el primer evento recurrente, que se definió como ataque cardíaco no mortal, muerte por enfermedad coronaria, accidente cerebrovascular fatal o accidente cerebrovascular no mortal.

El estudio encontró que el divorcio y el bajo nivel socioeconómico se asociaron significativamente con un mayor riesgo de un evento recurrente.

Después de ajustar por edad, sexo y año del primer ataque cardíaco, los pacientes divorciados tenían un riesgo 18% mayor de un evento recurrente que los pacientes casados, mientras que aquellos con más de 12 años de educación tuvieron un 14% menos de riesgo de un evento recurrente que aquellos con nueve o menos años de educación.

El estudio encontró que el divorcio y el bajo nivel socioeconómico se asociaron significativamente con un mayor riesgo de un evento recurrente

De hecho, aquellos pacientes solteros y viudos tenían tasas más altas de eventos recurrentes que los pacientes casados, aunque las asociaciones no fueron significativas. El autor del estudio, el Dr. Joel Ohm, señala: «El matrimonio parece ser protector contra los eventos recurrentes y se alinea con los indicadores tradicionales de mayor nivel socioeconómico, pero las conclusiones sobre los mecanismos subyacentes no pueden extraerse de este estudio».

El estudio no investigó las razones de la asociación entre el estado socioeconómico y los eventos recurrentes. Numerosos factores que son difíciles de medir pueden estar involucrados, como la dieta y los hábitos de ejercicio a lo largo de la vida e incluso factores genéticos. En teoría, el acceso desigual a la asistencia sanitaria y el cumplimiento de los regímenes de tratamiento podrían desempeñar un papel. De estos dos, el cumplimiento parece ser un problema mayor, ya que la mayoría de los tratamientos se prescribieron por igual a todos los grupos de ingresos y el ajuste para el tratamiento no cambió la asociación entre el estado socioeconómico y los eventos recurrentes.

«El mensaje de este estudio es que el estado socioeconómico está asociado con eventos recurrentes; sin importar las razones, los médicos deben incluir el estado civil y socioeconómico al evaluar el riesgo de un evento recurrente de un superviviente de un ataque cardíaco». Un tratamiento más intenso podría ser dirigido a grupos de alto riesgo, añade.