web analytics

Tiritas inteligentes para las heridas crónicas

- en BLOG
En los últimos años se han diseñado distintos ‘parches’ y ‘prendas inteligentes’ –entre otras, muñequeras y cintas para el pelo– que actúan como pequeños laboratorios diagnósticos y podrían resultar muy útiles para la detección de múltiples enfermedades. Y es que estos dispositivos son capaces de monitorizar los niveles de distintos metabolitos y electrolitos presentes en el sudor, por lo que pueden determinar en tiempo real el estado de salud del ‘portador’. Sin embargo, investigadores de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Tufts en Boston (EE.UU.) han ido un paso más allá. Y es que han diseñado una vendaje ‘inteligente’ que, además de evaluar de forma continua el estado de las heridas de la piel, es capaz de administrar el fármaco apropiado cuando resulte necesario y, así, promover su curación. Un vendaje o ‘tirita’, por tanto, que puede mejorar, y mucho, el tratamiento de las lesiones cutáneas crónicas, caso por ejemplo de las que padecen los grandes quemados y de las causadas en las extremidades inferiores por la diabetes –el consabido ‘pie diabético’.

Como explica Sameer Sonkusale, director de esta investigación publicada en la revista «Small», «el nuevo enfoque que hemos adoptado para los vendajes ha sido posible gracias a la aparición de la electrónica flexible. De hecho, esta electrónica flexible ya ha posibilitado el diseño de muchos dispositivos médicos ‘vestibles’. Sin embargo, los vendajes han evolucionado muy poco desde el principio de la Medicina. Tan solo estamos aplicando tecnología moderna a una arte ‘antiguo’ con la esperanza de mejorar el pronóstico de un problema intratable».

Diagnosticar y tratar
Si bien la capacidad de regeneración de la piel es muy elevada, no es ni mucho menos ilimitada. En consecuencia, y en caso de presentación de una lesión grave, caso de las causadas por la diabetes o las grandes quemaduras, se corre un gran riesgo de que la herida nunca llegue a curarse del todo. O lo que es lo mismo, que se cronifique. Una situación que comparte hasta un 15% de los usuarios del ‘Medicare’ –el seguro médico que ofrece cobertura a los estadounidenses mayores de 65 años– y que conlleva un gasto anual cercano a los 28.000 millones de dólares estadounidenses solo en el gigante norteamericano. Pero más allá del coste económico de su atención, estas heridas crónicas conllevan un gran riesgo para la vida de los pacientes. Y es que dado que permanecen ‘abiertas’, se infectan continuamente. Y como consecuencia de estas infecciones persistentes, en ocasiones se requieren medidas ‘extremas’ –por ejemplo, el pie diabético es una de las principales causas de amputación de la extremidad inferior.

Entonces, ¿qué se puede hacer? Pues la solución ideal sería contar con un vendaje que detectara cuando la herida necesita tratamiento farmacológico y administrárselo. Y a ser posible, en el domicilio, sin que el paciente tenga que desplazarse para ser atendido. Una solución que, según el nuevo estudio, podría encontrarse en este nuevo ‘vendaje inteligente’.

El nuevo ‘vendaje inteligente’ está llamado a revolucionar el tratamiento de las lesiones cutáneas crónicas

El pH y la temperatura son los principales parámetros que alertan de la progresión de una lesión cutánea crónica. Concretamente, la temperatura ofrece información sobre el nivel de inflamación en el área de la herida. Y por lo general, las heridas ‘curables’ tienen un pH de 5,5-6,5, mientras que las ‘no curables’ –o ‘crónicas’– e infectadas presentan un pH muy por encima de 6,5. Así que lo que hace este vendaje inteligente es monitorizar de forma continua tanto la temperatura como el pH de la herida. Pero aún hay más: la nueva ‘tirita’ también cuenta con sensores para medir la oxigenación –otro parámetro para evaluar el nivel de curación o progresión de la lesión– y distintos biomarcadores de inflamación e infección.

Sin embargo, la principal novedad de este vendaje es su capacidad de administrar fármacos en respuesta a los cambios en el pH, la temperatura, la oxigenación o los biomarcadores de inflamación e infección. Y es que l
a tirita cuenta con un microprocesador que ‘lee’ la información de los sensores y, de resultar necesario, libera los medicamentos contenidos en una solución gelatinosa incluida en el propio vendaje. Así, y detectado un cambio en los parámetros de evaluación, el microprocesador ‘funde’ el gel y los fármacos ‘caen’ en la herida.

Pero, dada la cantidad de componentes incluidos en el vendaje –sensores, microprocesador, gel y fármacos–, ¿no resultará demasiado aparatoso? Pues no. La tirita es completamente flexible y su grosor es inferior a los tres milímetros.

Adiós al vendaje ‘pasivo’
En definitiva, la nueva ‘tirita inteligente’ parece estar llamada a revolucionar el tratamiento de las heridas cutáneas crónicas al sustituir el tradicional vendaje ‘pasivo’ por otro mucho más ‘activo’.

Como concluye Sameer Sonkusale, «el ‘vendaje inteligente’ que hemos diseñado, con sensores del pH y la temperatura y administración de antibióticos, es realmente un prototipo con un amplio rango de posibilidades. Uno puede imaginarse la inclusión de otros sensores, fármacos y factores de crecimiento para tratar diferentes situaciones en respuesta a distintos marcadores de curación».

Y este vendaje o tirita ‘inteligente’, ¿cuándo estará disponible para su uso por los pacientes? Pues aún habrá que esperar. Los resultados de los estudios in vitro son muy prometedores, pero deben confirmarse en las investigaciones con seres vivos –ya en desarrollo.