web analytics

La prevención como estrategia para ‘acabar’ con el sida

- en BLOG
«Tratamiento como prevención» y la profilaxis preexpossición ‘PrEP’ han demostrado ser estrategias de prevención muy eficaces para prevenir la transmisión del VIH, especialmente entre hombres que tienen sexo con hombres (HSH), según se ha puesto de manifiesto durante la 22 Conferencia Internacional sobre el SIDA (AIDS 2018) que se está celebrando en Amsterdam (Holanda).

«Estamos es una nueva era en la prevención del VIH, y estos estudios nos muestran el camino a seguir», señaló Linda Gail_Bekker, Presidenta de la Sociedad Internacional del sida (IAS en inglés) y de la Conferencia.«Si llevamos la prevención a los lugares donde más se necesita podemos reducir la cantidad de nuevas infecciones en todo el mundo».

Tasa cero
De los más de 3.000 estudios científicos que se presentan en SIDA 2018 los expertos han destacado algunos que confirman el rol fundamental de la prevención como estrategia para ‘acabar’ con el VIH. Por ejemplo, el estudio PARTNER2, que se diseñó para proporcionar estimaciones precisas del riesgo de transmisión del VIH en hombres homosexuales en parejas en las que uno de elllos es VIH positivo y el otro es VIH negativo, demuestra que el tratamiento evita la transmisión del virus.

Así, de los casi 75,000 actos sexuales sin condones, hubo cero casos de transmisión del VIH entre los socios. Según el investigador Alison Rodger, estos datos dan una respuesta precisa de la tasa de la transmisión del VIH dentro de la pareja, cuando la pareja tienen la carga viral indetectable (número de copias de VIH en sangre y plasma). En el estudio fue de cero; es decir, el tratamiento como prevención.

Estamos es una nueva era en la prevención del VIH, y estos estudios nos muestran el camino a seguir

También se han presentado nuevos datos sobre la PrEP como estrategia efectiva para prevenir la transmisión del VIH, pero en esta ocasión antes y después del sexo, en lugar de a diario. Según presentó Jean Muchle Molina, de la Universidad Diderot de París, hasta el momento, el estudio no ha encontrado infecciones de VIH entre hombres tomando PrEP ‘a demanda’ ni tampoco en aquellos que lo toman a diario.

La PrEP es una estrategia de prevención que consiste en que las personas sin VIH que van a tener una relación sexual de riesgo tomen medicación frente al virus antes de la misma para evitar la infección. Algunos estudios han demostrado que reduce las posibilidades de infectarse por el VIH hasta un 90%. Aunque distintos comités y sociedades científicas han avalado su aprobación, en España no se puede importar, ni comprar por Internet, porque no es legal.

La PrEP es una estrategia de prevención que consiste en que las personas sin VIH que van a tener una relación sexual de riesgo tomen medicación frente al virus antes de la misma para evitar la infección

La tecnología también ha llegado a la PrEP. Investigadores de la Universidad de California San Diego (EE.UU.) han presentado resultados positivos de un estudio de “PrEP digital, una nueva formulación de la pastilla que tiene un sensor diminuto, incrustado e ingerible. Una vez que el sensor llega al estómago, transmite una señal a un parche implantado en el paciente, y se envía un registro digital a una aplicación en el dispositivo móvil del paciente. Con el permiso del paciente, esta información sería accesible para sus médicos, lo que permitiría una confirmación remota casi en tiempo real y compatibilidad con la adherencia.

¿Y la vacuna?
Como siempre el ansiado grial en la lucha contra el sida se presenta con más sombras que luces. Durante el congreso se han presentado nuevos datos a largo plazo de APPROACH, un estudio Fase 1 / 2a que evalúa la seguridad e inmunogenicidad de diferentes regímenes de vacunas contra el VIH. El estudio incluyó cerca de 400 adultos VIH negativos en los Estados Unidos, África Oriental, Sudáfrica y Tailandia. Según los datos presentados por Frank Tomaka, de Janssen Research & Development, los participantes que recibieron el régimen más prometedor lograron respuestas inmunes altas y persistentes que se mantuvieron hasta la semana 78 (30 semanas después de la cuarta dosis).