web analytics

Manejo del dolor sin medicamentos

- en BLOG
Fuente: Biblioteca Nacional de Medicina

¿Qué es el dolor?

El dolor es una señal del sistema nervioso de que algo no anda bien. Es una sensación desagradable, como un pinchazo, hormigueo, picadura, ardor o molestia. El dolor puede ser agudo o sordo. Puede ser intermitente o constante. Puede sentir dolor en alguna parte del cuerpo como la espalda, el abdomen, el pecho o la pelvis. O puede sentir dolor generalizado.

Hay dos tipos de dolor:

  • Dolor agudo: En general, aparece de repente debido a una enfermedad, lesión o inflamación. A menudo puede ser diagnosticado y tratado. Usualmente desaparece, aunque a veces puede convertirse en dolor crónico
  • Dolor crónico: Dura mucho tiempo y puede causar problemas graves

¿Qué son los analgésicos?

Los analgésicos son medicamentos que reducen o alivian el dolor. Existen muchos medicamentos diferentes para el dolor, y cada uno tiene ventajas y riesgos. Algunos son medicamentos sin receta médica. Otros son más fuertes y están disponibles con receta médica. Los analgésicos recetados más potentes son los opioides. Son muy efectivos, pero quienes los toman tienen riesgos de sufrir adicción o sobredosis.

Debido a los efectos secundarios y riesgos de los analgésicos, es posible que necesite probar primero un tratamiento sin medicinas para el dolor. Y si necesita los medicamentos, estos tratamientos sin medicinas podría permitirle tomar una dosis más baja.

¿Cuáles son algunos tratamientos sin medicinas para el dolor?

Existen varios tratamientos sin medicinas que pueden ayudar con el dolor. Es importante hablar con su proveedor de atención médica antes de probar alguno de ellos:

  • Acupuntura: Estimula puntos específicos en su cuerpo. Hay diferentes métodos para esto. El más común inserta agujas delgadas en la piel. Otros métodos incluyen usar presión, estimulación eléctrica y calor. La acupuntura se basa en la creencia de que el Qi (energía vital) fluye a través del cuerpo a lo largo de caminos llamados meridianos. Sus practicantes piensan que estimular los puntos de acupuntura puede reequilibrar el Qi. La investigación sugiere que la acupuntura puede ayudar a controlar ciertas condiciones que causan dolor
  • Técnicas de biorretroalimentación: Usan dispositivos electrónicos para medir las funciones del cuerpo, como la respiración y la frecuencia cardíaca. Esto le enseña a ser más consciente de las funciones de su cuerpo para aprender a controlarlas. Por ejemplo, un dispositivo de biorretroalimentación puede medir su tensión muscular. Al ver cómo cambian estas mediciones, puede ser más consciente de cuándo sus músculos se tensan y aprender a relajarlos. La biorretroalimentación puede ayudar a controlar el dolor, incluyendo dolores de cabeza crónicos y de espalda
  • Estimulación eléctrica: Usa un dispositivo para enviar una corriente eléctrica suave a nervios o músculos. Esto puede ayudar a tratar el dolor al interrumpir o bloquear las señales de dolor. Los tipos incluyen:
    • Estimulación eléctrica transcutánea (TENS, en inglés)
    • Estimulación nerviosa periférica
    • Estimulación cerebral profunda o de la médula espinal
  • Terapia de masaje: Tratamiento en el cual los tejidos blandos del cuerpo se aprietan, frotan, golpean suavemente y se acarician. Entre otros beneficios, puede ayudar a las personas a relajarse y aliviar el estrés y el dolor
  • Meditación: Práctica que conecta la mente con su cuerpo. En la meditación, usted enfoca su atención en algo, como un objeto, palabra, frase o su respiración. Esto le ayuda a minimizar los pensamientos o sentimientos que le distraen o estresan
  • Fisioterapia: Usa técnicas como calor, frío, ejercicio, masajes y manipulación. Puede ayudar a controlar el dolor, así como a acondicionar los músculos y restaurar la fuerza
  • Psicoterapia (terapia de conversación): Usa métodos como conversar, escuchar y el asesoramiento para tratar trastornos mentales y de la conducta. También puede ayudar a personas con dolor, en especial dolor crónico, al:
    • Enseñar habilidades para hacer frente al dolor y poder lidiar mejor con el estrés que puede causar
    • Abordar pensamientos y emociones negativas que pueden empeorar el dolor
    • Entregar apoyo emocional
  • Terapia de relajación: Puede ayudar a reducir la tensión y el estrés muscular, bajar la presión arterial y controlar el dolor. Puede consistir en tensar y relajar los músculos del cuerpo. Puede utilizar imágenes guiadas (enfocando la mente en imágenes positivas) y meditación
  • Cirugía: Puede ser necesaria para tratar el dolor intenso, especialmente cuando es causado por problemas de espalda o lesiones musculoesqueléticas graves. Siempre hay riesgos al someterse a una cirugía, y no siempre funciona para tratar el dolor. Por ello, es importante hablar con su proveedor de atención médica sobre todos sus riesgos y beneficios