web analytics

Los ansiolíticos, mejor a corto plazo

- en BLOG
Pueden ser un remedio a corto plazo para calmar la ansiedad, resolver un problema de insomnio o aliviar la depresión, pero el uso de estos medicamentos, llamados benzodiacepinas, puede convertirse en crónico a largo plazo en uno de cada cuatro adultos, según una nueva investigación publicada en «JAMA Internal Medicine».

Las benzodiazepinas son fármacos psicotrópicos, que tienen efectos sedantes, ansiolíticos y como relajantes musculares, por lo que se recetan para una variedad de enfermedades que puede ir desde la ansiedad o el insomnio a espasmos musculares. Algunos de sus compuestos más populares son el lorazepam o el diazepam.

En España, su consumo se ha disparado en los últimos años. En la última década, su ingesta ha aumentado en más de un 50%. Concretamente, nuestro país tiene el dudoso privilegio de ser líder en Europa en el consumo de benzodiacepinas como el lorazepam o Trankimazin según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Y eso a pesar de las advertencias sobre su uso a largo plazo, especialmente entre las personas mayores, porque pueden aumentar el riesgo de accidentes automovilísticos, caídas y caderas rotas, además de causar otros efectos secundarios.

España tiene el dudoso privilegio de ser líder en Europa en el consumo de benzodiacepinas como el lorazepam o Trankimazin según la OMS

El nuevo estudio, publicado en «JAMA» y realizado por un equipo de la Universidad de Michigan y la Universidad de Pensilvania (EE.UU.), analizó el uso de benzodiazepinas en un grupo de 576 adultos, la mayoría de los cuales había recibido las recetas de sus médicos de atención primaria y no de un especialista. Según escriben los autores, es clave una mejor educación de los proveedores de atención médica y del público acerca de los riesgos asociados con estos medicamentos.

Muertes por sobredosis
Además, según un artículo publicado el pasado mes de abril en «The New England Journal of Medicine», el consumo de este tipo de fármacos puede estar convirtiéndose en una nueva epidemia en EE.UU. El estudio advertía que el número de muertes por sobredosis vinculadas a las benzodiazepinas se han multiplicado casi por nueve entre 1999 y 2015, pasando de 1.135 a casi 8.791.

El consumo a largo plazo de estos medicamentos es un grave problema, asegura la psiquiatra Lauren Gerlach, autora principal del estudio. Los datos, añade «muestran que necesitamos ayudar a los proveedores a que inicien los tratamientos con prescripción de corta duración e involucrar a los pacientes en discusiones sobre cuándo reevaluar sus síntomas y comenzar a disminuir las dosis para finalizar la terapia» Además, «debemos educar a los proveedores sobre alternativas efectivas de tratamiento no farmacéutico, como la terapia cognitivo-conductual».

La ansiedad se ha convertido en uno de los problemas mentales más citados. Sin embargo, buscar como única solución la ingesta de ansiolíticos puede conllevar problemas asociados, señala el Dr. José Ramón Azanza, director de Farmacología Clínica de la Universidad de Navarra.

Todos los especialistas recomiendan no consumir una benzodiacepina más de 14 días. Salvo en pacientes con psicopatología grave

En opinión de este experto, «Es difícil combatirlo ya que es un tratamiento rápido, muy eficaz y es muy difícil percibir sus efectos en la capacidad cognitiva». Ante estos efectos adversos, se recomienda un uso moderado de los ansiolíticos. «Todos los especialistas recomiendan no consumir una benzodiacepina más de 14 días. Salvo en pacientes con psicopatología grave», advierte.

Y como con todo tratamiento médico es recomendable que el especialista lleve un seguimiento del mismo, con el que pueda valorar cómo está actuando el fármaco, si es necesario cambiar de procedimiento o si ya no es necesario continuar con él ya que esa ansiedad se ha visto disminuida.