web analytics

El cribado de cáncer de mama no reduce la mortalidad, los tratamientos sí

- en BLOG
El número de mujeres que fallecen por un cáncer de mama es cada vez menor. Pero, sorprendentemente, esta reducción es igual de grande en todos los grupos de edad, tanto en aquellas que participaron en los programas de detección precoz como en las que no lo hicieron. Por lo tanto, según un controvertido estudio publicado en la revista «International Journal of Cancer», esta disminución se debe a los avances en los tratamientos y no a la detección precoz del cáncer de mama a través de estos programas.

En el estudio, realizado en Dinamarca y Noruega, los investigadores siguieron a todas las mujeres noruegas de entre 30 y 89 años e identificaron a aquellas que desarrollaron cáncer de mama en el período 1987-2010, antes de comparar posteriormente el número de muertes antes y después de que se introdujera el programa de detección.

Como señala el profesor Henrik Støvring, de la Universidad de Aarhus (Dinamarca), y autor del trabajo, el resultado no resulta muy favorecedor para el programa de detección de cáncer de mama, que en estos países consiste en ofrecer a todas las mujeres de 50 a 69 años una mamografía cada dos años. El programa de cribado danés se introdujo progresivamente a principios de la década de 1990 y se ofreció a nivel nacional a todas desde 2007, tres años después de los noruegos.

Los ensayos aleatorios originales que examinaron las pruebas de detección de cáncer de mama se realizaron en los años ochenta y mostraron un efecto, pero el hecho es que cuanto mejor son los métodos de tratamiento, el cribado se vuelven menos beneficioso

Lo importante es que ya no encontramos un efecto beneficioso de las pruebas de detección de cáncer de mama, señala el trabajo. «Los ensayos aleatorios originales que examinaron las pruebas de detección de cáncer de mama se realizaron en los años ochenta y mostraron tal efecto, pero el hecho es que cuanto mejor son los métodos de tratamiento, el cribado se vuelven menos beneficioso», dice Henrik Støvring.

El estudio apunta hacia una de las paradojas del cribado: la creencia popular pero errónea de que, si los pacientes con cáncer de mama que se han sometido a un cribado «viven más tiempo» que otros pacientes con cáncer de mama, entonces el cribado funciona. El problema es que, con el cribado, los médicos detectan los tumores antes de lo que lo hubieran hecho de otra manera y, por lo tanto, adelantan el diagnóstico. Pero incluso, si alguien que ha sido examinado vive más tiempo como paciente, no es seguro que su vida sea más larga. Es importante tener en cuenta este hecho, y el nuevo estudio muestra que la detección no conduce a que las mujeres vivan más tiempo en general: este es el hallazgo más importante del estudio.

El nuevo estudio muestra que la detección no conduce a que las mujeres vivan más tiempo en general

«Las mujeres que participan en estos programas de detección viven más tiempo porque todas las pacientes con cáncer de mama viven más tiempo; y lo hacen porque ahora tenemos mejores medicamentos y la quimioterapia es más efectiva, lo que significa que el sistema de salud reacciona más rápido que lo hizo hace una década, pero no parece que haya menos fallecimientos por cáncer de mama como resultado de la detección mamográfica», explica Henrik Støvring.

También señala que no siempre es beneficioso para una mujer que se le diagnostique un pequeño crecimiento canceroso de, por ejemplo, 1 milímetro de diámetro en una mamografía. Algunos de estos ganglios pequeños tienen un crecimiento tan lento que la mujer habría fallecido de muerte natural con cáncer no diagnosticado, si no hubiera sido examinada.

Sobrediagnóstico
«Ahora lo que sucede es que estas mujeres reciben un diagnóstico que no hará más feliz a nadie. El diagnóstico de cáncer de mama hace la vida más difícil y cuesta mucho dinero pero, en última instancia, no añade nada ya que actualmente no podemos distinguir entre los pequeños tumores cancerígenos que te matarán y los que no lo harán», indica.

El sobrediagnóstico es un problema creciente en todos los países occidentales donde los programas nacionales de detección son frecuentes. Un aspecto que fue discutido la semana pasada en Copenhague, Dinamarca, donde 450 investigadores de treinta países asistieron a la conferencia Preventing Overdiagnosis 2018.

A pesar de que los resultados de la investigación desafían la actual política de salud en Dinamarca, Noruega y el resto del mundo occidental, Støvring no pretende decirles a los políticos daneses que deberían detener el programa nacional de detección aquí y ahora.

No es mi tarea decidir cómo se deben usar los resultados de la investigación, pero mi sugerencia sería, sin embargo, que nos reuniéramos y empezáramos a investigar si sería beneficioso hacer algo más que el cribado y si esto podría tener un mejor efecto

«No es mi tarea decidir cómo se deben usar los resultados de la investigación, pero mi sugerencia sería, sin embargo, que nos reuniéramos y empezáramos a investigar si sería beneficioso hacer algo más que el cribado y si esto podría tener un mejor efecto. Si un médico pudiera examinar los senos de las mujeres con sus manos, lo que se conoce como palpación, a intervalos regulares, entonces evitaríamos gran parte del sobrediagnóstico», concluye Henrik Støvring.