web analytics

Investigadores españoles identifican biomarcadores que mejoran la inmunoterapia en cáncer

- en BLOG
La terapia a la carta, es decir, aplicar el tratamiento que va a ser más eficaz a cada paciente es cada vez más una realidad más cercana. Dos recientes estudios realizados en por investigadores españoles, del Hospital Clinic de Barcelona y del Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) y de la Clínica Universidad de Navarra, y publicados en ‘Annals of Oncology’ presentan dos biomarcadores capaces de predecir la respuesta al tratamiento con inmunoterapia en cáncer. No obstante, los biomarcadores están pendientes de una validación en un ensayo clínico antes su implantación en la clínica.

Los dos biomarcadores son proteínas presentes en el organismo. En el caso de los investigadores catalanes se ha descubierto un biomarcador genómico capaz de predecir la respuesta al tratamiento con inmunoterapia en cáncer, independientemente del tipo de esta enfermedad, a través de una proteína presente en los linfocitos, células inmunológicas clave en la respuesta contra el cáncer. El estudio ha demostrado que cuanta más cantidad hay de este receptor presente en los linfocitos (la proteína PD1), mejor es la respuesta a fármacos dirigidos contra esta proteína.

El coordinador del artículo, Aleix Prat, afirma que se trata del «primer biomarcador genómico capaz de predecir el beneficio a la inmunoterapia independientemente del tipo de cáncer. Los resultados demostraron que un 52% de los pacientes con expresión elevada de PD1 respondía al tratamiento anti-PD1 independientemente del tipo de cáncer que tuvieran. En cambio, las respuestas en los tumores con baja expresión de PD1 eran sólo del 15%».

El cáncer se caracteriza por la acumulación de varias alteraciones genéticas que hacen que las células tumorales creen antígenos, unas proteínas que pueden ser identificadas por el sistema inmunológico, concretamente por los linfocitos, e inducir una respuesta antitumoral.

Los resultados demostraron que un 52% de los pacientes con expresión elevada de PD1 respondía al tratamiento anti-PD1 independientemente del tipo de cáncer que tuvieran

Ya existen fármacos dirigidos contra estas proteínas «por razones que aúLos resultados demostraron que un 52% de los pacientes con expresión elevada de PD1 respondía al tratamiento anti-PD1 independientemente del tipo de cáncer que tuvierann desconocemos, la respuesta a esta inmunoterapia es muy diferente según el tipo de cáncer. Por ejemplo, un 40% de los pacientes con melanoma responde al tratamiento, mientras que sólo lo hace un 20% de los pacientes con cáncer de pulmón o un 5% de los pacientes con cáncer colorrectal», señala.

Los investigadores españoles analizaron datos de 547 genes, incluido PD1, en cerca de 10.000 tumores y 34 tipos de cáncer de la base de datos pública del Atlas del Genoma del Cáncer (TCGA). Tras comprobar que todos estos genes tenían la asociación más fuerte con la probabilidad de respuesta a la inmunoterapia, lo analizaron en 773 muestras de 17 tipos de cáncer del biobanco del Clínic-Idibaps: «En nuestra serie de casos, confirmamos lo mismo que habíamos visto en el TCGA a pesar de utilizar métodos analíticos muy diferentes», añade la investigadora Laia Paré.

Ante esta confirmación, desarrollaron un test genómico para determinar PD1 en los linfocitos que se pudiera implementar en la práctica clínica diaria, y el último paso fue testarlo en 117 tumores de pacientes tratados con inmunoterapia en el Clínic y en otras instituciones del Grupo Español Multidisciplinar de Melanoma.

En la misma línea trabajan los investigadores del Científicos del Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) y de la Clínica Universidad de Navarra que han descubierto un biomarcador que ayuda a predecir los pacientes con melanoma y cáncer de pulmón con mejor respuesta a la inmunoterapia.

Este tipo de aportaciones -apunta Melero, son cruciales para evitar toxicidad innecesaria, aminorar costes y maximizar el beneficio clínico de los pacientes

En este estudio se descubre por primera vez un biomarcador dinámico de respuesta a la inmunoterapia, que tiene un potencial abordaje clínico para identificar de modo temprano aquellos pacientes que se puedan beneficiar del tratamiento. «El estudio, realizado en 29 pacientes con melanoma y 19 con cáncer de pulmón, demuestra que la variación en la concentración de interleukina 8 en el suero de los pacientes predice fielmente la respuesta a la inmunoterapia con anticuerpos monoclonales anti-PD1», explica Ignacio Melero, director del trabajo.

En el contexto de los revolucionarios avances en inmunoterapia del cáncer que se han producido en los últimos años, «este tipo de aportaciones -apunta Melero, son cruciales para evitar toxicidad innecesaria, aminorar costes y maximizar el beneficio clínico de los pacientes», Por su parte, Miguel Fernández de Sanmamed, primer autor del estudio, resalta la necesidad de «conformar y potenciar equipos multidisciplinares para acelerar el progreso de la inmunoterapia y obtener más resultados en la línea de los publicados en Annals of Oncology en beneficio de los pacientes».