web analytics

‘Heavy metal’, para acabar con las resistencias antibióticas

- en BLOG
Un nuevo tratamiento con antibióticos que contienen un metal pesado -galio- podría echar una mano al problema de las resistencias bacterianas. Según un estudio que se publica en «Science Translational of Medicine», esta nueva pauta logró combatir de forma segura el crecimiento bacteriano en ratones y mostró signos de eficacia en un ensayo clínico preliminar de fase 1 en pacientes con fibrosis quística e infecciones pulmonares crónicas. Estos descubrimientos respaldan la idea de que la alteración del metabolismo de las bacterias empleando galio y otros metales podría ser una alternativa viable a los antibióticos estándar.

Antes del descubrimiento de estos últimos metales, otros como el cobre y el mercurio se empleaban habitualmente como agentes antimicrobianos, dada su conocida toxicidad contra muchas especies bacterianas.

Debido al grave problema de salud que supone las resistencias antibióticas, el equipo de Christopher Goss, de la Universidad de Washington-Seattle (EE.UU.) trataron de un nuevo propósito al galio como agente antimicrobiano contra las bacterias que provocan infecciones pulmonares.

Este nuevo tratamiento aprovecha que la estructura del galio es similar a la del hierro (fundamental para la nutrición y el metabolismo de las bacterias), lo que permite al galio actuar como «caballo de Troya» y colarse en el sistema metabólico de la bacteria.

Los autores demostraron que pequeñas concentraciones de galio restringieron el crecimiento bacteriano en muestras de esputo de pacientes infectados con Pseudomonas aeruginosa

Los autores demostraron que pequeñas concentraciones de galio restringieron el crecimiento bacteriano en muestras de esputo de pacientes infectados con Pseudomonas aeruginosa, una especie que suele infectar a pacientes hospitalarios.

Los investigadores explican que la resistencia al galio se desarrolló lentamente y que el metal demostró ser efectivo al compararlo con antibióticos ya existentes como la colistina y la tobramicina.

Posteriormente, el equipo descubrió que la administración del galio por vía intravenosa redujo el nivel bacteriano y mejoró la supervivencia en un modelo de ratón con una infección provocada por P. aeruginosa.

Prueba de concepto
En un pequeño ensayo clínico realizado en 20 pacientes, que se utilizó como prueba de concepto,se observó que la administración de galio por vía intravenosa durante 28 días mejoró la función pulmonar de los 20 pacientes, tanto con fibrosis quística como con infecciones pulmonares crónicas causadas por P. aeruginosa, sin causar efectos adversos serios.

Los autores planean realizar ensayos clínicos de mayor envergadura para determinar con más precisión la seguridad, la eficacia terapéutica y la efectividad del galio en conjunción con antibióticos más consolidados.