web analytics

Cinco consejos para cuidar la flora intestinal

- en BLOG
Hacer ejercicio con regularidad
Una caminata después de la comida puede ser beneficiosa, así como una actividad física diaria moderada, de 30 a 60 minutos – principalmente deportes aeróbicos puede ayudar a estimular la actividad intestinal

Beber dos litros de agua diarios
La hidratación es vital para nuestro cuerpo que necesita una gran cantidad de agua para poder digerir la fibra. Se recomienda tomar dos litros de agua al día, aunque depende de diversos factores, como el calor o la actividad física que se realice diariamente

Consumir nueces diariamente
Científicos de la Universidad de Múnich han revelado los efectos positivos de consumir 43 gramos nueces al día en beneficio de la composición y variedad de la flora intestinal.

Las nueces modificarían la microbioma intestinal aumentando la cantidad de bacterias digestivas que conducen a una flora intestinal saludable.

Consumir alimentos con fibra
La fibra sirve de alimento para la microbiota intestinal. Un estudio de Oxford demostró que el alto consumo de fibra reduce el riesgo de cáncer de colon. La Sociedad Española de Nutrición Comunitaria recomienda ingerir de 25g a 30g de fibra dietética al día. Para llegar a ese objetivo, se recomienda seguir una dieta rica en verduras, frutas, cereales, legumbres y frutos secos.

Tomar alimentos fermentados
Las bacterias del ácido láctico, tales como los lactobacilos y las bifidobacterias, tiene un efecto positivo sobre la flora intestinal, ya que aumentan el número de estas bacterias que habitan nuestro estómago.

Los ácidos lácticos se encuentran en alimentos fermentados como los productos lácteos (el yogur natural, el kéfir…), el chucrut o el té kombucha.