web analytics

Otro estudio advierte del riesgo de beber un ‘poco’ de alcohol

- en BLOG
¿Sabe que beber un vaso de vino diario por razones de salud puede no ser tan saludable después de todo? Al menos eso es lo que sugiere un estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis (EE.UU.), que tras analizar los datos de más de 400.000 personas de entre 18 y 85 años ha descubierto que consumir una o dos bebidas cuatro o más veces por semana -una cantidad considerada saludable según las pautas actuales- aumenta el riesgo de muerte prematura en un 20 por ciento, en comparación con beber solo tres veces a la semana o menos. El estudio se publica en la revista «Alcoholism: Clinical & Experimental Research».

«Solía parecer que tomar una o dos bebidas al día no era gran cosa, e incluso algunos estudios sugieren que puede mejorar la salud», dijo la primera autora Sarah M. Hartz. «Pero ahora sabemos que incluso los bebedores diarios más livianos tienen un mayor riesgo de mortalidad».

Esta información, no totalmente desconocida, debería preocupar especialmente a los europeos, los mayores bebedores del planeta, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero también a los españoles, donde a pesar de que el consumo de alcohol entre 1961 y 2016 disminuyó, pasando de alrededor de 15 litros anuales por persona a unos 10 litros, sin embargo, sigue siendo ligeramente superior al promedio europeo, calculado en 9’8 litros anuales por persona. De acuerdo con la OMS, en el continente europeo casi la mitad de la población, el 43,8%, consume regularmente algún tipo de bebida alcohólica, un 16,0% se consideran como antiguos alcohólicos y un 40,2% se abstiene de beber esta sustancia.

Entonces, ¿podemos o no beber alcohol de forma moderada? Pues depende; algunos estudios anteriores relacionan el consumo moderado con una mejor la salud cardiovascular pero, por ejemplo, la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO), en un artículo que revisó diferentes estudios que relacionan el consumo de alcohol y cáncer publicado «Journal of Clinical Oncology» se mostraba tajante: el consumo de alcohol, ya sea leve, moderado o intenso, está relacionado con un mayor riesgo de distintos tipos de cánceres, como el de mama, colon, esófago y cabeza y cuello.

Los beneficios potenciales son superados por los riesgos

Ahora, en el estudio coordinado por Hartz muestra que los beneficios potenciales son superados por los riesgos. Su equipo evaluó el riesgo de enfermedad cardíaca y cáncer y descubrió que, aunque en algunos casos, el consumo de alcohol puede reducir el riesgo de problemas relacionados con el corazón, pero que el consumo diario aumenta el riesgo de cáncer y, como resultado, el riesgo de mortalidad.

«El consumo de una o dos bebidas durante cuatro días por semana pareció proteger frente a las enfermedades cardiovasculares, pero beber todos los días eliminaba esos beneficios –afirma- Y con respecto al riesgo de cáncer, cualquier consumo de alcohol fue perjudicial».

El nivel más seguro de consumo de alcohol es CERO
En mi opinión, las personas ya no deberían considerar una copa de vino al día como algo saludable

Este nuevo trabajo se presenta después de la investigación publicada en «The Lancet», que revisó los datos de más de 700 estudios en todo el mundo y concluyó que el nivel más seguro de consumo de alcohol es CERO. Pero ese estudio analizó todos los tipos de consumo de alcohol, desde consumo de alcohol leve hasta consumo excesivo de alcohol. Sin embargo, el análisis del equipo de la Universidad de Washington se ha centrado en aquellos que consumían solo una o dos bebidas al día.

En concreto, el estudio ha analizado dos grandes grupos de personas: 340.668 participantes, entre 18 y 85 años, en la Encuesta Nacional de Salud de EE.UU., y otras 93.653 personas entre 40 y 60 años que fueron tratadas como pacientes ambulatorios.

«Un aumento del 20 por ciento en el riesgo de muerte es mucho más importante en las personas mayores que ya tienen mayor riesgo -explica Hartz-. Es decir, a los 20 años fallecen pocas personas, así que un aumento de un 20 por ciento en la mortalidad es una cifra pequeña pero significativa. La cuestión es que a medida que las personas envejecen, su riesgo de muerte por cualquier causa también aumenta, por lo que un incremento del 20 por ciento de riesgo a los 75 años se traduce en muchas más muertes de lo que supondría a los 25 años».

La experta cree que a medida que la medicina se vuelva más personalizada, algunos médicos podrían recomendar a aquellas personas con antecedentes familiares de problemas cardíacos que beban de vez en cuando, pero en aquellas con antecedentes de cáncer, mejor recomendar la abstinencia. «En mi opinión, las personas ya no deberían considerar una copa de vino al día como algo saludable»