web analytics

Una terapia con un poliovirus modificado para el cáncer cerebral más letal

- en BLOG
Una terapia basada en un poliovirus genéticamente modificado desarrollada por el Instituto del Cáncer de Duke (EE.UU.) ha logrado mejorar la supervivencia a largo plazo de los pacientes con glioblastoma recurrente. Los resultados en fase 1 muestran que una tasa de supervivencia de tres años en el 21 por ciento de los pacientes, cifra que solo era del 4 por ciento en los pacientes con el mismo tipo de tumores cerebrales recurrentes cuando se sometieron al tratamiento estándar previamente disponible. Los resultados de se presentan en la Conferencia Internacional sobre Investigación y Terapia del Tumor Cerebral en Noruega y se publican simultáneamente en «The New England Journal of Medicine».

«El glioblastoma sigue siendo una enfermedad letal y devastadora a pesar de los avances en las terapias quirúrgicas y de las nuevas quimioterapias y agentes dirigidos», explica Darell D. Bigner, del Centro de tumores cerebrales Preston Robert Tisch en Duke y autor principal del estudio. Por eso, «hay una enorme necesidad de enfoques diferentes», Estos resultados son alentadores.

La nueva terapia incluye una forma genéticamente modificada de la vacuna de poliovirus, que se infunde directamente en el tumor cerebral a través de un catéter implantado quirúrgicamente. El virus modificado se concentra preferentemente en las células tumorales, activando una respuesta inmune específica.

El glioblastoma sigue siendo una enfermedad letal y devastadora a pesar de los avances en las terapias quirúrgicas y de las nuevas quimioterapias y agentes dirigidos

En colaboración con el Instituto Nacional del Cáncer de EE.UU. iniciaron hace 18 años una fase preclínica que culmina en estos resultados de ensayos clínicos. En el ensayo clínico de fase 1, el equipo de Duke planeó aumentar la dosis de la infusión terapéutica; la cantidad de dosis segura es un objetivo principal de los estudios de fase 1. Pero a dosis más altas, algunos pacientes experimentaron demasiada inflamación, lo que provocó convulsiones, alteraciones cognitivas y otros eventos adversos, por lo que la cantidad infundida se redujo. Todos menos 15 de los 61 pacientes incluidos en el estudio tenían una de las dosis más bajas.

Los participantes del estudio fueron seleccionados de acuerdo con pautas estrictas basadas en el tamaño de su tumor recurrente, su ubicación en el cerebro y otros factores diseñados para la protección del paciente.

Supervivientes a largo plazo
Los resultados mostraron que en los 61 pacientes con poliovirus se logró una mediana de supervivencia global de 12,5 meses, en comparación con 11,3 meses para el grupo control. Y a los dos años de terapia, la tasa de supervivencia global de los pacientes con poliovirus fue del 21 por ciento, en comparación con el 14 por ciento de los controles históricos. A los tres años, la brecha se amplió aún más, con una tasa de supervivencia del 21 por ciento para los pacientes con poliovirus, en comparación con el 4 por ciento en el grupo control.

La gran pregunta es, ¿cómo podemos asegurarnos de que todos respondan?

«Al igual que muchas inmunoterapias, parece que algunos pacientes no responden por una razón u otra, pero sí lo hacen , a menudo se convierten en supervivientes a largo plazo», explican los investigadores. «La gran pregunta es, ¿cómo podemos asegurarnos de que todos respondan?».

Los investigadores están ahora probando una terapia combinada. Así, un estudio de fase 2 combina la terapia de poliovirus con la quimioterapia. Además, algunos pacientes con cáncer de mama y melanoma pronto serán seleccionables para los ensayos clínicos que amplían la terapia más allá de los tumores cerebrales.